Diagnósticos del Tejido Productivo Vocacional

Con el objetivo de compartir y validar los resultados de 13 Diagnósticos del tejido productivo vocacional de igual número de municipios y la propuesta del Plan  de  Capacitación  vocacional  en dichos municipios, el Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP), en coordinación con la Agencia  de  los  Estados Unidos  para  el  Desarrollo Internacional  (USAID), desarrollaron  el  28  de noviembre un Taller.

El acto de apertura del Taller de  resultados  fue  presidido por:  el Subdirector de Proyecto  de  la  USAID,  Don Juan  Henao;  el  Director  Ejecutivo  del  INSAFORP,  Ing.  Carlos  Gómez;  el Subdirector Ejecutivo del INSAFORP, Ing. Benjamín Orozco; Coordinador del Componente  2  del  Proyecto  USAID,  Juan  Hernández y  el  Gerente de Investigación  y  Estudios  de  la  Formación  Profesional , Lic.  José  Roberto Ponce Arriaza.

Los diagnósticos son parte del Proyecto de Prevención del Crimen y la Violencia (PPCV) que  ejecuta USAID, en  el marco de las acciones del Asocio para el Crecimiento (APC).

El  Asocio  para  el  Crecimiento  es  una alianza entre el gobierno de los Estados Unidos  y el  gobierno  de  El  Salvador, para acelerar y sostener un crecimiento de base amplia por medio de alianzas entre el gobierno, el sector privado y la sociedad civil. El Salvador es uno de los cuatro países que forma parte del Asocio para el Crecimiento en el mundo y el único en América Latina. En este marco se analizó y priorizó la inseguridad y la baja productividad en el sector de  bienes  transables  como  los  dos mayores  obstáculos  para  el  desarrollo económico de El Salvador.

En  ese  sentido,  la  estrategia  IV  del componente  2  del  PPCV-USAID,  tiene como objetivo: “Generar oportunidades, habilidades  para  el  trabajo  y  acceso  a los  ingresos,  como  una  medida  de prevención  para  estos  municipios aliados”, mediante el fortalecimiento de las capacidades técnicas-vocacionales de los jóvenes en riesgo de 18 a 29 años  de  los 13 municipios, contribuyendo  a  mejorar  la  empleabilidad  o inserción productiva de las personas participantes, en un empleo remunerado o el autoempleo.

La ejecución inicial de la estrategia IV del Componente  2, será realizada por el INSAFORP,  a  través  de  la implementación  de  cursos  vocacionales en  los  trece  Centros  Vocacionales Municipales  que  el  PPCV  implementará con  fondos  de  USAID  en  el  primer trimestre del 2015.

Para  ello  los  cursos  de  capacitación vocacionales  que  el  INSAFORP  apoyará,  deberán  ser  pertinentes  a  la realidad  de  las  personas  participantes  y a la  demanda  de  servicios vocacionales en cada municipio por el sector empresarial y la población.

Es  por  ello  que  entre  los meses  de septiembre y octubre de 2014, el INSAFORP llevó  a  cabo la  investigación  del  tejido productivo  vocacional  de  los 13 municipios aliados  al  PPCV-USAID,  en  donde se realizaron grupos focales con los actores claves  y Miembros  del  Comité  Municipal  de
Prevención de la Violencia (CMPV).

Mediante  los  diagnósticos de  los  13 municipios se lograron identificar las ocupaciones vocacionales demandadas por  las  empresas  de  las  zonas  y representantes  de  la  población  de  cada municipio, también se identificó las ocupaciones donde se les dificulta a las empresas  encontrar  personal adecuado.

A partir de la información y análisis de los  diagnósticos, se  elaborarán las especificaciones técnicas de los equipos  necesarios  para desarrollar  las  capacitaciones vocacionales  demandadas,  el detalle  de  material  fungible  a utilizar  por  curso  para  grupos  de  15-20  jóvenes,  el  perfil  de  entrada  y  la currícula formativa para cada ocupación vocacional demandada.

Los municipios en donde se ejecuta el Proyecto de Prevención del Crimen y la  Violencia  (PPCV) son: San  Antonio  del  Monte,  Acajutla,  Quezaltepeque, Nejapa, Soyapango, Panchimalco,  Ilobasco, Cojutepeque,  San  Vicente,  Tecoluca, Usulután, La Unión y Conchagua.

Cabe destacar que mediante este proyecto se espera impactar en la vida de al menos 2,600 jóvenes en riesgo de 18 a 29 años de los 13 municipios, entre  marzo de 2015 y marzo de 2016.

En el Taller de Resultados de Diagnósticos del Tejido Productivo Vocacional, participaron  alrededor  de  40  personas, quienes  se  desempeñan  como Gestores de empleo municipales y Coordinadores de comités municipales de prevención de la violencia.