Rompiendo la verticalidad con el diálogo social

“Veíamos cuando Leo Mertens propuso el sistema, como una herramienta que venía a beneficiar y si era parte de beneficiar al ingenio, de beneficiar al personal que está trabajando y construir una mejor calidad de vida a todos ellos,  bienvenido”, dijo Antonia de la Cruz Leiva.

Antonia es la coordinadora de SIMAPRO en Ingenio El Angel. Ella es una de las 32 participantes que han asistido al taller: "SIMAPRO El Salvador - El modelo del Sistema de Medición y Avance de la Productividad".

Este evento fue coordinado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP) y se realizó  el pasado 13 y 14 de febrero de 2013.

SIMAPRO es el Sistema de aprendizaje permanente, integral e incluyente en organizaciones. Tiene el propósito de mejorar la eficiencia, la calidad y las condiciones de trabajo a través del involucramiento y compromiso del personal operario, mandos medios y la gerencia.

En Ingenio El Angel se implementó SIMAPRO, impulsado inicialmente por la OIT, desde la zafra 2011-2012.

“Ya llevamos tres períodos, uno de mantenimiento y dos de producción que hemos implementado el sistema y ha sido de bastante apoyo. Ha dado participación a todo el personal obrero. Las líneas de comunicación han ido en ascendente y descendente, se han mejorado muchas condiciones en el trabajo y aunque sumen otros elementos también nos va apoyando la productividad y a la mejora de condiciones en el trabajo y así como lo maneja la OIT, mejora en el trabajo decente”, señaló Leiva.

Este sistema tiene seis ejes fundamentales en su aplicación: diálogo social, comunicación ascendente y descendente, inteligencia y ambición colectiva, mejora continua e innovación permanente, red de aprendizaje abierta y enfoque a cadena de resultados e impactos.

Ruth Hernández, asesora de la Gerencia Técnica de INSAFORP,  dijo que el personal de los ingenios azucareros, que ya están  desarrollando esta metodología, han participado en este taller para contarnos su experiencia, su testimonio, la aplicabilidad y los avances que han logrado.

“Esta metodología es un sistema permanente de aprendizaje, integral e incluyente, más que todo busca el diálogo social a través de los empleados , patronos y distintas dependencias. Se permite que haya mejor medición de calidad a través de indicadores y no solo de productividad, sino también relacionados al clima laboral y las personas en sí”, dijo Hernández.

“Estoy impresionada, excelente! Yo creo que cada día aprendemos más  y SIMAPRO es una herramienta que puede fortalecer las partes débiles en una empresa, especialmente donde está la comunicación empresa-colaborador”, expresó Mercedes Ortega, Gerente Corporativa de Garán de El Salvador.

Agregó que, “vamos a llevar esta idea a nuestra empresa  y esperamos que pueda aplicarse en un futuro próximo”.
Garán es una empresa textil con más de dos mil quinientos empleados y provee prendas textiles a Walmart Estados Unidos.
Por su parte, Leonard Mertens dijo que, “esta herramienta ayuda con prácticas en las empresas para generar desarrollo sostenible”.

“La idea que tenemos que escucharnos unos a otros donde hay una práctica vertical, mas en la industria azucarera que son las primeras industrias en nuestro continente cuyas características son la verticalidad. Romper con un esquema de pensamiento donde hay un jefe que lo sabe todo y un trabajador que debe obedecer todo lo que dice el jefe, entonces empezar a escuchar uno al otro y dialogar sobre las formas más pertinentes de hacer el trabajo significa un cambio cultural fuerte en las culturas de nuestras empresas”, expresó el experto en certificación laboral, quien además ha desarrollado esta metodología.