Catholic Relief Service e INSAFORP entregan reconocimientos

Reconocimientos a empresas privadas que han apoyado a Jóvenes Constructores

USAID y Catholic Relief Service (CRS), en coordinación con el Instituto Salvadoreño de Formación Profesional (INSAFORP), el ministerio de Trabajo y Previsión Social y el Instituto de la Juventud, reconocen al sector privado por la generación de oportunidades de inserción laboral.

El pasado viernes 30 de noviembre de 2012, USAID, Catholic Relief Services (CRS) en El Salvador, el ministerio de Trabajo y Previsión Social, el INSAFORP  y el Instituto Nacional de la juventud reconocen a diferentes empresas por la generación de 680 empleos, a jóvenes procedentes de comunidades de alto riesgo graduados del Programa “Jóvenes Constructores”, el cual es una iniciativa del Asocio para el Crecimiento (APC) entre los gobiernos de El Salvador y los Estados Unidos de América.

En el evento se agradeció y reconoció a las empresas privadas CRIO INVERSIONES, POISON NAIL & BEAUTY LOUNGE, CRECE DE CENTROAMERICA, GRUPO DIGICEL, COMADELY, MEGABOUTIQUE, HOSPITAL CADER, DRY CLEANING MARTINIZING, TEXACO, SERVICIOS FINANCIEROS ENLACE, FRANQUICIAS INTERNACIONALES, PAPA JOHNS, GRUPO CALLEJAS, SERVAMATIC, MC DONALDS, SISTEMAS COMESTIBLES, HOTEL CROWNE PLAZA, HOTEL PRONCESS, TIGO EL SALVADOR, DISTRIBUIDORA SALVADOREÑA, DILICO, ALMACENES SIMAN Y EXPORTADORA RIO GRANDE, por su valiosa apuesta al contratar jóvenes formados por el Programa “Jóvenes Constructores”, el cual capacita a líderes juveniles para su inserción laboral.

Durante los últimos tres años de desarrollo del programa, estas empresas han venido apoyando decididamente para que los beneficiarios encuentren su primer empleo, y quienes preparan las condiciones para la implementación de la “Ley de Mi Primer Empleo”, aprobada en julio del presente año por la Asamblea Legislativa. Esto es una esperanza para más de 700 mil jóvenes entre las edades de 18 a 30 años que necesitan un trabajo para salir de la pobreza.

El Programa “Jóvenes Constructores” es una apuesta por la empleabilidad de jóvenes de escasos recursos, entre los 16 y 25 años de edad, que no han encontrado oportunidades para seguir su educación superior.

Marcados por estimas, estos jóvenes están logrando salir adelante con sus vidas, mejorando condiciones para su futuro, para sus familias y sus comunidades. Durante el presente año, jóvenes procedentes de Santa Ana, Mejicanos, Zacamil, Soyapango y San Marcos se han formado en opciones técnicas como cocina nacional e internacional, mantenimiento preventivo y reparación de computadoras,  asistente administrativo, operador de software, administrador de negocios, mecánica automotriz, mensajería y manejo de motocicletas, artes visuales, estética y belleza y ejecutivo de crédito solidario. Además de la formación técnica, se les brindó formación en habilidades para la vida y para el trabajo.